El Loco

Tarot de Marsella - El Loco

Descripción del Arcano

El Loco es un joven que combina sabiduría e insensatez, hace las cosas al tuntún pero, curiosamente, están bien hechas y es normal que sean así. Este aspecto alocado y juvenil es un símbolo de la extraña naturaleza cuántica de la realidad. En sus hombros lleva una mochila cargada con los cuatro elementos del Tarot —símbolo de la relación tetradimensional existente entre dos sistemas ortogonales consecutivos—

Interpretaciones libres

El Loco o El Bufón es el símbolo de la anarquía que reina en el nanocosmos.

Es bueno que así sea, porque la realidad no puede estar siempre predeterminada. En los niveles más ínfimos el azar es el único factor que campea y es respetado. Esta característica íntima de la realidad psíquica confiere un aire de alegría representado por el candor juvenil y el indudable carisma del protagonista. El Bufón, a pesar de su comportamiento imprevisible, tiene un aire de Salvador, efectivamente sin su concurso la realidad nunca podría emerger de La Muerte. El Loco representa la primera fase del camino de iniciación. En esta fase, los no iniciados consideran al iniciado un loco.

La carta del loco es la primera del tarot de Marsella, pero lleva el número cero, lo cual de algún modo le permite situarse fuera de la secuencia real. El número cero parece casi bailar entre los opuestos (alfa-omega, hombres-dioses), como Hermes alado, dios de los ladrones. Es un arquetipo itinerante que deriva por el alma como un nómada, representa por tanto un principio de movimiento instintivo, "loco", opuesto a todo sedentarismo de la conciencia, a toda acomodación del ego. Puede definirse, negativamente, como la otra cara del soberano, su contraparte mundana, un bufón de corte que es capaz de mezclarse entre el "sulphur vulgi" de la multitud. A veces, puede ser visto como el "espía" del rey. Es, en definitiva, una figura que empuja hacia la vida de modo espontáneo, saltándose las protecciones conscientes y conservadoras (por ello es un arquetipo constelado sobre todo en la juventud del héroe). El loco se encuentra cercano a la materia prima o caos originario y, como atestigua su vestimenta multicolor, vive próximo al carácter festivo y carnaval. Por su ethos aventurero y espontáneo, el loco presenta una dimensión doble: invita por un lado a la liberación de la energía creativa, pero también puede desviarnos del camino y convertirnos en vagabundos desnortados (San Pablo: "seamos locos (pero) por la causa de Cristo").

Su lectura es la siguiente:

  • El Loco es carencia de sentido común. Potencial fuerza de voluntad y destreza. El espíritu en busca de experiencia. Audacia, extravagancia. Negligencia, poca reflexión. Desorientación, inmadurez, desequilibrio. Ligereza. Indiscreción y superficialidad.
  • Posición invertida: Pasiones y obsesiones, indecisión, irracionalidad, apatía, complicaciones. Decisiones equivocadas, caída, abandono, inmovilización. Locura. Desborde psíquico y/o emocional. Viaje obstaculizado.

Los 22 Arcanos mayores del Tarot de Marsella