El Diablo

Tarot de Marsella - El Diablo

Descripción del Arcano

  • Un diablo eleva una mano abierta y en la otra sostiene una espada
  • Un diablo se encuentra encima de una especie de altar
  • Al nivel del piso se encuentran dos demonios menores, uno femenino y otro masculino atados o encadenados de su cuello al altar
  • Al parecer tienen atadas sus manos por detrás
  • En el Tarot de Rider, la mujer-demonio tiene al final de la cola, uvas y el hombre-demonio la cola está encendida. A diferencia del de Marsella, aquí el diablo tiene una tea en la mano en lugar de la espada, y al parecer está encendiendo la cola del hombre-demonio

Interpretaciones libres

El Diablo se asocia con el virus, con el yo imaginario, con el punto. El ángel maligno «mitad hombre, mitad bestia» representa el lado oscuro de nosotros mismos, la inconsciencia, el egocentrismo y la falsa autonomía. La astucia principal que emplea, basada en su condición adimensional en la figura, consiste en convencernos de que no existe. La infección del cuerpo, la manipulación de la mente y la posesión del alma son sus armas más frecuentes en la lucha contra el bien. Su tarea consiste en expandir al máximo el principio de corrupción incluso hasta el límite de la autodestrucción. Con ello intenta captar para sí la dimensión que le falta.

Su lectura es la siguiente:

  • El Diablo manifiesta el destino (bueno o malo). Poder de seducción, impulso ciego, tentación, obsesión. Desviación sexual. Un estado mental confesional. Las pasiones carnales descontroladas
  • Posición invertida: Carta dañina, fatalidad, mal uso de la fuerza. Debilidad, ceguera, desorden. Efectos maléficos. La patética condición humana que prefiere la ilusión a la verdad

Los 22 Arcanos mayores del Tarot de Marsella